Archivo | Historias RSS feed for this section

¡Todo es tuyo!

18 Mar
-“Si ¡Absolutamente cierto!”- le dije a Flor.
-“Imaginate, nadie me molesta!!!”
-“Sip”. ¿Y se puede saber por qué querés conseguirte un gato?”.
 
Parece ser que Flor ya no es la misma…cada vez está más loca!!! No, mentira. Ha crecido; a la fuerza pero lo ha hecho.
Desde que se mudó aprendió a cocinar arroz, sabe preparar una taza de té, tiende la cama, agarró una escoba por primera vez en su vida!! Han sido muchos cambios para ella y todos importantes.
Ahora anda en busca de compañía gatuna…siempre odió los gatos….lo que hace la soledad!!
Dice que le gustaría tener un gatito para que cuando llegue a su casa alguien la esté esperando, para no sentirse sola.
Conozco a muchas personas que se sienten así. En lo personal no me sucede o no me sucedía…

 

Cosas de la vida…¡Todo es tuyo! Manejate!.

De esas cositas que dan nostalgia

8 Feb

Porque la ansiada libertad se da esos pequeños lujos: a veces nos hace recordar que está bueno depender un poco del otro (llámese mamá, papá, hermano/a, tío/a, pareja, etc).

Cuando tenés tu propio hogar sos dueño de tus tiempos, claro, en la medida en que el trabajo o los estudios te lo permiten y porque no ambas cosas a la vez!.

La elección del menú del día es toda tuya y así mismo sos dueño del orden y el desorden.

Sos el rey o la reina del control remoto, del volumen de la radio. El ruido y el silencio te pertenecen…aunque siempre sea más fácil manejar el ruido y en otras oportunidades  haya que trabajar para hacerse cargo de que sos dueño del silencio también.

Cuando abrís la puerta de tu mundo y no hay nadie más que vos, cuando no hay con quien comentar lo que hiciste en el día, sea importante o no ¿a quién  no le gusta? ¿a quién no le hace bien?. Cuando llegás cansado y nadie te preparó el mate…cositas…sólo cositas que faltan y sin embargo se hacen grandes y toman una importancia que antes cuando estaban no se le daba. ¿ O si?.

Se aprende a apreciar cosas cotidianas que ahora faltan…o que simplemente cambiaron…

Cuando te agarra el dolor de panza o una gripe…hay que aprender a manejarse sólo…

Son cositas, simples cositas que como me dijo Anita  mientras me hablaba de todo esto en el MSN : “hasta me da nostalgia.”

Cuando el estar solo no es una opción.

4 Feb

Su tono prepotente me molestó desde el comienzo. Me daban ganas de decirle que no era maga y que no tenía la culpa que a ella se le ocurriera venir a hacer una reserva a último momento.

-“No hay más habitaciones disponibles. Si lo desea Ud. puede dejarnos  sus datos y si surge alguna cancelación nos pondremos  en contacto  inmediatamente.”

Insistió una vez, dos, tres veces; llegué a creer la mujer que estaba sentada frente a mi tenía algún tipo de problema de comprensión. Sin embargo cuando parecía que finalmente se rendía comenzó a hablar…a hablarme de su vida.

Era administrativa de una empresa dedicada al rubro de la construcción. Tenía una compañera que hacía el mismo trabajo que ella y sus cuatro manos no alcanzaban. Había pedido unos días libres y se los negaron. Ese fin de semana, según me explicaba, era su salvación.

Hacía terapia. El día anterior le habían recomendado que se tomara dos días de descanso, la notaban tensa. Fue ahí  cuando comenzó a llorar.

No tenía amigos  ni familia. Su compañero era un gato y a veces la televisión. La señal de cable la había sacado hacía un par de meses.-“Siempre repiten lo mismo”-dijo.

-“Este fin de semana no quiero estar sola. Por eso insisto, perdoname”.De a poco se fue calmando. Su tono prepotente había desaparecido, sus ojos me miraban fijamente.

 Finalmente se propuso buscar otra alternativa y se mostraba entusiasmada al respecto,nerviosamente entusiasmada; ahora su actitud me ponía algo nerviosa.

La acompañé hasta la puerta. Me quedé mirándola mientras cruzaba la calle. No tenía más de 40 años y parecía que cargaba con 20 más encima de los hombros, en el color de su ropa, en las canas de su cabeza. Cargaba con la soledad…

¿Todo friamente calculado?

25 Ene

-“Ya elaboré un riguroso programa de actividades“-

-“¿Y eso que es? “Le pregunté a Flor mientras me la imaginaba sola en su casa con cronómetros, alarmas, almanaques llenos de anotaciones, dos o tres agendas, recordatorios en la heladera…

 -“Fácil; sé a que hora me levantaré en la semana y los fines de semana, sé cuanto tiempo voy a tardar en bañarme, arreglarme  y eso incluye el maquillaje”. Hablaba muy entusiasmada y convencida de todo lo que decía. Yo sólo escuchaba.

-“Calculé cuantas horas me llevará por semana hacer la limpieza de la casa, ir al super y cocinar!!.”

-“A eso le llamo yo ser una mujer organizada, no hay dudas!”. Fue lo que salió de mi boca aunque después, pensándolo mejor se me ocurrió  que esa organización podría ser llamada de otra manera…. Cuando volví a hablar con Flor, habían pasado dos semanas desde que vivía como una soltera independiente.-“¿ Y cómo te va? ¿Todo bien? ¿Estás contenta?”.

– “Muy contenta, si…..”.

– “¿Cómo te manejas con las cosas de la casa?” Flor siempre dependió de su madre, de su padre, de su abuela y creo que hasta del perro!!!.

-” Por ahora me va muy bien. La verdad es que no me puedo quejar, sólo que hay algo con lo que no he podido”.

– “¿Qué? Pregunté impaciente”. Hace dos semanas esta mujer tenía todo friamente calculado.

– “Sabés que cocinar puedo. Bueno, sabés que sólo como ensaladas.”

-” Si.”

-” Es que….¿cómo explicarte? ¿Te acordás que te dije que hice un programa de actividades?”

– “Claro, el “super programa de actividades”. ¿Te resultó difícil de cumplir?”

-” No, bueno, más o menos. El problema es que hubo detalles que se me escaparon cuando lo hice“. Flor me estaba desesperando. Soy impaciente y ella parecía que estaba contando un cuento de misterio o algo así…

-” Dale che ¿Qué te pasa? ¿En serio estás bien?”

– “Si, es que no me dan los tiempos según lo que yo calculé.Imaginate: me olvidé que cada vez que hago jugo de naranja tengo que lavar el exprimidor!!! Y eso me lleva 3 minutos y esos 3 minutos los pierdo para tender la cama y me retraso para bañarme y arreglarme y así sucesivamente….”

No me acuerdo que le dije. Lo de histérica me lo guardé porque Flor es una amiga y no es una histérica. La emoción la embargó, o se le fue la mano con el entusiasmo, o por un momento fue poseída por un ser del más allá, o no tomó la pastillita.

Terminamos tomando unos mates y hablando de la película que yo había visto en el cine la noche anterior. Y finalmente Flor hizo  lo que establece la Ley de Lynch: “Cuando las cosas se complican, todo el mundo las deja”. Ahora toma jugo de naranja envasado.

De los pequeños primeros errores…

23 Ene

…u horrores, según como se lo quiera ver.

Para ilustrar la cuestión les contaré una historia real:

Finalmente después de planificarlo mi buen amigo Diego se encontró sólo en su nuevo hogar, con su nueva vida y…era hora de cocinar!

El menú elegido fue algo sencillo y que le gustaba mucho:una rica polenta. Compró el queso rallado, una lata de tuco y obviamente la harina de maíz.

Iba todo bien hasta que de pronto sus ojos vieron con desesperación como su cena se escurría por el colador!!

Y así fue que Diego se dió cuenta de que no tenía idea de como cocinar…Mamá!!!!!!!

Si no hubo experiencia culinaria previa, los congelados, las latas, la rotisería, etc, son los aliados del soltero independiente.Y está bien, hay tiempo para aprender si se quiere.

Primeros errores, primeros horrores; hay que tomárselo con humor. ¿Quién nació sabiendo?.

“Lo que tenemos que aprender, lo aprendemos haciendo”. (Aristóteles)

  • Aclaración: Por si no lo sabías la polenta no necesita colador!! Y por cierto, un consejo: la receta se puede encontrar al dorso del paquete. 

PROXIMAMENTE: INTRODUCCIÓN A LA COCINA.